Historia

La historia precolonial de Guinea Bissau se mezlca con la del imperio sudanés de Mali, que fue el responsable por el establecimiento de las regiones costeras del país.

En el siglo XIII el emperador sudanés Surianita Keita envió a su general Traore a conquistar los Wolofs de Casamance (Sur de Senegal). Su invasión apartó a los Djolas, Banhuns, Papeles, Cassangas, Manjacos y a los Balantas que emigraron para las costas, tornándose estos los primeros habitantes de Guinea Bissau.

La expansión del imperio de Mali continuó e incorporó rápidamente las sabanas del norte y del oeste de Guinea Bissau: Braco que posteriormente se llamaría Farid por los portugueses y Gabú. El control político de estas dos subdivisiones administrativas dio a Mali el control comercial del área y las regiones alrededor del Geba y Corubal se volvieron grandes productoras de sal y ora para el comercio más allá del Sahara y desenvolvieron también el comercio entre los diferentes grupos étnicos. Los balanzas se tornaron los principales agricultores y productores de sal y los manyacos se especializaron en la producción del aceite de la palma africana.


Los intereses portugueses en Guinea Bissau comenzaron en el siglo XV con el viaje de Nuno Tristao a Senegal y al rio Grande de Buba en 1444. En otra expedición portuguesa el italiano Aluisi Casamosto descubrió la actual Guinea Bissau, entrando por los ríos de Cacheu y Mansoa y atravesando el archipiélago de los Biyagós. En 1546, las islas de Cabo Verde fueron descubiertas por Diego Gómez y Antonio de Nóli, que establecieron allí una colonia para fines comerciales.

A esta altura Guinea era el segundo país en abastecer oro después de Gana. Corto tiempo después, los portugueses que estaban en Cabo Verde se mudaron para Guinea Bissau para estar más cerca de la fuente de comercio y consiguieron evitar el control de Lisboa por más de un siglo.

Fueron ayudados por africanos jóvenes que adoptaron las costumbres portuguesas y se conviertieron al catolicismo, creando también el creolo hablado por la mayoría de la población de Guiné Bissau.

Cuando las reservas de oro se agotaron en el siglo XVI, los esclavos se convirtieron en la fuente principal del comercio en la costa de Guinea. En 1616, Portugal estableció un puesto militar en Cacheu como centro de esclavos. Hasta el siglo XVII habían sido embarcados en esa región más de cinco mil esclavos hacia Cabo Verde. Durante ese período los mandingas dominaron el comercio de esclavos atacando los djolas especialmente para esclavizarlos y luego venderlos.

Los papeles y los biyagós eran muy agresivos: capturaron a los felupes, baiotes, manyacos y biafadas que eran vendidos directamente a los comerciantes africanos.
El segundo período del comercio de esclavos, a partir del siglo XVIII, fue dominado por Francia e Inglaterra en la Senegambia, por los fulas en las regiones del oeste de Guiné y por los esfuerzos portugueses de mantener su hegemonía reforzando el control sobre Bissau.
Los comerciantes portugueses acabaron por perder porque los comerciantes franceses ofrecían mejores precios y mercadería de mejor calidad. Entre tanto, los fulas dejaron de ser nómadas y se volvieron una potencia política capaz de sujetar a los mandingas en el nordeste y a los beafadas en el sudeste.

En 1880, debido a una enorme depresión económica, Portugal se vio forzado a ceder a Francia la región de Casamance intentando mantener las restantes. Adoptó medidas represivas al colocar a los caboverdianos en puestos de autoridad. Intentó atraer a los inmigrantes portugueses, pero no lo consiguió porque ellos preferían los mejores climas en Angola y Mozambique, lo que causó escasas inversiones en Guinea Bissau.

En 1926 con el advenimiento del gobierno de Salazar se reforzó el control económico sobre esa colonia y a partir de 1940 el país entró en una crisis de la cual nunca se recuperó y que culminó con la guerra de independencia en 1974.

 


Contacto

Asociación Casa Emanuel (ASOCE)

Bissau - Barrio Hafia
Guinea Bissau
África Ocidental

Apartado Postal:
838-1036


Tel: (245) 66722110